Archivo de la etiqueta: experiencia

La vida después de decir No.

not even in your dreamsSiento que cada vez que escribo un post comienzo con una disculpa por haberme demorado tanto entre publicación y publicación. Más que una disculpa, prefiero comenzar éste con una justificación que me ayude a haceros entender el por qué de este retraso. Si habéis seguido el hilo progresivo de mis últimos posts estaréis al tanto del desgaste tan grande de ilusión que el mundo precario de la publicidad ha tenido sobre mi. Hay gente con mucho aguante y otras con poco. Imagino que pertenezco al segundo grupo. Después de mi estancia en una de las mejores agencias de publicidad de España, decidí irme a Berlin a coger aire y ver qué había ahí fuera después de mis 6 meses como becario.

Durante el viaje, tomé la decisión de apartarme durante un tiempo del sector. En Berlín encontré evidente que salir de la universidad y tener un trabajo estable es algo que te recorta demasiado la vida. Ni un paréntesis. Ni una pausa. En Alemania una vez acabado lo que para nosotros es el bachillerato, a los jóvenes se les da un tiempo para que viajen, se den cuenta de lo que realmente quieren y determinen cuál será su futuro. Y siempre sentí que, a pesar de haber estudiado lo que yo realmente quería en ese momento, no tuve esa oportunidad. Y por esta sencilla cuestión, me sentí traicionado. Traicionado por un sistema educativo que trata de formarte no como una persona, sino como un empleado. El sistema educativo actual te prepara no para pensar por ti mismo, no para buscar nuevas formas o avanzar, sino para solucionar problemas, aprender de otros que vinieron antes de ti, pero nunca para fomentar tu capacidad para generar nuevos contenidos. Y me sentí traicionado al reconocer que durante toda mi vida se me llevó de la mano. Estudiar la primaria, luego secundaria, acabar con el bachillerato y meterme en la universidad. Y una vez acabada la universidad… el vacío. Ya no hay manos. Si quisieras, un master, un curso, pero más allá de todo eso, nada. Todo el peso del mundo cae sobre tus hombros y la culpa por no sentirte a gusto en el mercado laboral para el que habías estudiado no hace más que incrementar cada día. Y con 23 años sentir todo ese peso, que has malgastado gran parte de tu vida, es demasiado que soportar. Y ese mismo peso, es el que me hace cuestionármelo todo. Eso y ver que la inmensa mayoría de mis compañeros de universidad van hacia un mismo camino y soy yo el pez que trata de ir a contracorriente. Nunca he sido la clase de persona que tiene la iniciativa suficiente como para empezar nada por su cuenta. Pero este año ha sido determinante para descubrir -en mi propia opinión- cómo funciona el mundo, cómo no quiero tomar parte de el, y ante la imposibilidad de renunciar a este tipo de sociedad, decidiré qué papel tomaré dentro de ella, aprovechándome de él y contribuyendo a mi manera.

Sigue leyendo

Anuncios
Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Del por qué es mejor ser de derechas que de izquierdas en creatividad

Derecha e izquierda.

usa el cerebro maldita sea¿Cuántas veces se nos habrá presentado esa cuestión a lo largo de nuestra vida? Caminos, ideologías, aceras, asientos, orientación sexual, etc. O uno o el otro. Pocas veces los dos. Exceptuando ocasiones especiales como es esta que te traigo.

Y créeme que no se trata de un farol, es una experiencia que me ha sorprendido gratamente cuando ya pocas cosas lo hacen. Ya conocía la existencia de esto, pero no tan bien realizado como el ejemplo del que voy a hablar a continuación. Todos sabemos cómo funciona el cerebro y la teoría de los dos hemisferios, el derecho y el izquierdo.

El derecho es más rebelde, impulsivo y espontáneo. Aquel que impulsa a cometer locuras y darle más peso al corazón que a la razón. Donde la orgía de arte, música, creatividad y colores comienza. Aquel del que realmente se enamoran nuestras parejas. Aquel que sería como el cofre del tesoro de los publicistas, al que debemos alimentar como si de un tamagochi se tratase y como si en los 90’s estuviéramos con buena música, literatura etc. Y aquel al que por desgracia atontamos muchas veces. Pero tranquilo que este no es el caso, que leer este blog es bueno para ti, es bueno para tu lado derecho!.

El  izquierdo es lo aburrido, lo lógico y obvio. Lo que tienes que hacer y decir par llevar un comportamiento normal y cotidiano, para seguir las normas de lo políticamente correcto. Lo que no arriesga para no perder. Lo metodológico, lo que hace que no saltes a un barranco porque tu amigo Juan salta por un barranco. Anda que no habrá ayudado a las madres este lado del cerebro! Es necesario pero no debemos abusar de él, claro que no.

Y ahora tú dirás: Vale, si, lo sabía, qué bien, yo soy más de derechas. -Uala…-  ¿Y? ¡Pues te tranquilizas! Porque unos chicos muy majos ingleses han creado un audio para fomentar el lado derecho sin olvidar el izquierdo, creando una experiencia realmente inspiradora y que confío que cambie la publicidad y la creatividad tal y como la conocemos. Y si no eso, como mínimo  que abra ventanas creativas hasta ahora cerradas porque es un camino apasionante por el que sumergirse. Simple y fácil. Tú sólo sigue estas instrucciones.

1. Tienes que estar sólo en tu habitación, con las luces apagadas y la luz de tu ordenador a mínimos.A lo cavernícola. (Unga Unga!!!)

2. Coge tus auriculares y póntelos. Pero no los gastados, no. Unos buenos, los que utilizas para escuchar a los Jonas brothers.

3. Cierra los ojos y disfruta de la experiencia

4. Si te animas, comparte tu experiencia en el blog!

Welcome to the Barber Shop

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,