7 consejos para ir al baño en la universidad y no morir en el intento

un segundito que voy a cagarEs hora de que todo el mundo lo entienda y lo sepa. Como reza ese bestseller en América, “Todo el mundo hace caca“. Si, lo siento pero es así, lo haces tú, lo hacen tus padres, tus hermanos y ese tío tan guapo por el que babeas cada vez que pasa delante de ti por la uni como si fuera un pavo real. Todos van al baño, se sientan, hacen sus necesidades y se limpian con el mismo papel higiénico de triple capa tan bueno que venden en el Mercadona. ¡Todos!. En este post, trataré de contaros, de una manera un poco diferente como hacerle frente a la naturaleza en la universidad y salir victorioso.

Como dice un amigo mío, no hay nada como cagar en tu propia casa. ¿Lo pasas mal en un restaurante? Pobrecito… Pues imagínate en la universidad. Somos humanos, a todos nos ha pasado. Que en cuatro años de carrera (los que tengan suerte) no hayas tenido ningún apretón y hayas tenido que salir corriendo al baño es menos creíble que el desmayo de la Pantoja. Lo pasas mal, te pones nervioso, estás pendiente del menor ruido posible no vaya a ser que te pillen en pleno acto. Madre mía, como si de un polvo en tu casa con tus padres en la habitación de al lado se tratase!. Pero hey, para qué estamos aquí?

Hoy, en el manual de superviviencia del publicista universitario, te vamos a enseñar como ir al baño sin perder un ápice de dignidad en unos pocos consejos. Atención, que aquí empieza el Juego de Tronos.

1. Aprovecha las horas puntas. Nunca, nunca, nunca. JAMÁS, vayas en los ratos libres entre clase y clase. Está totalmente prohibido. Aprieta bien el orto, y aguanta hasta que empiecen de nuevo las clases. A los 5-10 minutos, finge que te están llamando, sal con el móvil, y tira con mucha tranquilidad hacia el trono dorado. Así parecerá que tienes algo de vida social fuera de la universidad, y cuanto más tardes, más importante pensarán que fue la llamada. Eso sí, asegúrate bien de que no hay moros en la costa!!

TRANQUILIDAD

2. Busca el baño de minusválidos más cercano. Claro que es para los minusválidos, pero bastante mala suerte sería que los pocos que lo sufren lo necesiten justo en ese momento!. Suele entrar menos gente, tienes más espacio, no parece que estés cometiendo ningún crimen y el olor ya no se concentra tanto. Eso si, ten respeto y déjalo todo como estaba, que parezca un accidente. Y tranqui, todos lo hemos hecho alguna vez.

ni el ultimo

3. Rolling in the deep. Más vale prevenir que curar, ¿verdad?. Una vez te cerciores de que no hay moros a la vista, entra al baño, y empieza a sacar todo el papel higiénico que puedas (y necesites, no seas derrochador). Ya sabes que ese maldito invento metálico y redondo suena como si el Hombre de Hojalata del mago de Oz estuviera follando con María Teresa Campos. Óxido total. Saca todo el papel que necesites y guárdalo para que en el caso de que haya gente esperando fuera, no se note que has dejado gramos y no litros.

abaaajo

4. Relájate. Sabes que tienes un tiempo contado para que la gente no sospeche, así que aprovéchalo. Tú controlas el orto, no el orto a ti, enséñale quién es el amo aquí. Si no haces un esfuerzo, todo esto habrá sido en vano. Pero contrólate, no queremos que te hagas daño.

lomana y su coxis

5. El water es como un condón. No te olvides de forrar la tapa del water. Has visto ese chico que se acaba de comer esas judías que su madre le ha preparado en un tupper? Pues ha ido antes que tu y se ha quedado tan ancho. Pero ese ya tiene la reputación por los suelos, aquí estamos tratando de salvar la tuya, ¡por el amor de Dios!. Créeme, no quieres que tus nalgas se sienten donde han estado las suyas. El “bailamos cachete con cachete” no se refería a esto. IUGH!

reglas rosas

6. Oculta las pruebas. Todo buen asesino que se precie, sabe que hay que borrar todas las pruebas que puedan inculparte. AXE tiene unos pequeños desodorantes que caben en la palma de una mano que pueden salvarte de un apuro. Y es que hay rastros que son difíciles de borrar. Aprovecha el sonido de la cisterna para echarlo, no me seas chapuzas y lo vayas a joder todo en el último momento. Ah! Y por cierto, no te pases con el desodorante, quieres que sepan que has hecho aguas menores, no que expulsas Chanel º5 por el pito -o vagina-. ¡Y da mucho el cante! Créeme, nadie quiere oler tu ADN.

IUGH

7. No mires atrás. Lo peor ya ha pasado. Ahora lo mejor que puedes hacer es salir de ahí y como quien no quiere la cosa, volver a clase CON EL MÓVIL EN LA MANO, y sin mirar atrás, olvidando el terrible crimen que has cometido, sentarte en la silla y volver a abrir el ordenador en clase, meterte en Facebook y fingir que estás tomando apuntes. Vamos, volver a lo de siempre.

hazte el loco

Esperamos que todos estos consejos te sirvan, te hayan hecho pasar un buen rato y hayan dejado tu “imagen de marca” intacta. Recuerda que el principal producto que vendes las 24 horas es tú mismo, y no vas a tirar toda tu reputación por una llamada de la naturaleza.

Anuncios

Un pensamiento en “7 consejos para ir al baño en la universidad y no morir en el intento

  1. A dice:

    jajajajaj muy bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: