Spot para la Universidad Pompeu Fabra y otras maneras de alentarme

Por lo general no me gusta escribir cuando estoy enfadado. Pero realmente es un aliciente a la hora de motivarte a escribir sobre aquello que llevas bien adentro. Y tan adentro. Hoy por fin mi equipo y yo –  Eduard Mairal, Marina García, Ona Garriga y Adriana Rodríguez – hemos presentado el spot final de la UPF que nos pedían para la asignatura de Realización. Y la hemos llevado a cabo de una gran manera de la que personalmente me siento bastante orgulloso. Una pieza cuya calidad refutaron los dos profesores que imparten la asignatura. No hay duda, haber pasado tanto tiempo editando, grabando, montando, emitiendo locuciones, buscando sonidos y exportando mil veces, han dado sus frutos. No quiero caer en el narcicismo del publicista, pero son pocas las veces que nos encargan trabajos así y que me enorgullezco de presentar.

Todo esto no viene dado por un brote psicótico que me haya dado. Sino porque me han reducido la beca de 4.000 euros a 150. Que si, que es dinero y que debemos estar agradecidos. Pero vamos, si no soy yo el paradigma por excelencia del chico-becado por movilidad que me abofeteen con una raspa de pescado. Vengo de la parte más baja de España hasta la parte más alta. 2200 km me separan de mi familia, mis amigos y mi tierra. Además de otras cuestiones personales. Debe ser que no es suficiente.

Estoy orgulloso del trabajo que hago en Barcelona, de lo que aprendo día a día y de lo que maduro como persona. Si el Gobierno de España no es capaz de reconocer todo el esfuerzo, las ganas y el sudor de la gente que como yo, se desvive por los estudios que cursa y no quiere incentivarlo con vistas a ayudar económicamente a llevar mi estancia aquí, no será más que otro motivo para decir que todo lo que tengo me lo he currado yo solito con la inestimable ayuda de mis padres.

Por suerte hoy es uno de esos días en los que puedo argumentar mis palabras, mostrando por fin el spot de la UPF que he hecho con mi equipo.
Se nos pidió un spot para la universidad UPF y este es el resultado. Mis otros compañeros y yo nos dieron de base una oda sobre la cual giraría todos los spots. No hemos querido quedarnos en lo explícito, así que quisimos darle una vuelta de tuerca a todas las frases, borrar lo explícito para escribir lo implícito. Teniendo el rojo en la mayoría de planos como guiño al color institucional de la universidad, el hecho de no mostrar caras hasta el final del spot, la exageración de sonidos diegéticos y la estupenda voz en off que logramos encontrar. Nuestro insight: Todos esos pequeños detalles que llenan el día a día de los alumnos de la Pompeu. Sin mentiras, ni florituras ni demagogia. Un día normal, de un estudiante Pompeu, que bien podrías ser tú. O desear serlo.
Ala, cuando me pasen cosas de estas compraré un atrapa dedos de las tiendas de bromas para no poder escribir. Ah no, que no tendré dinero. (chistaco barato, barato).

Espero que les guste el spot.

*Sube el volumen y si puedes, ponlo en máxima calidad

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: